lunes, 31 de agosto de 2009

La falacia del análisis izquierda - derecha V

Por su terrible historia no soy de izquierdas y además creo en lo genuino, pues no hay ningún valor realmente importante que provenga de la izquierda. Estoy harto de discursos en los que a modo de eslabones que intentan formar una cadena que sustente peroratas insustanciales se incluyen palabras como paz, diálogo, convivencia, multiculturalismo… pensando en que eso es lo más. Pero no es así, los grandes valores son vida, verdad, libertad, justicia, amor… de cuyo ejercicio proviene todo lo demás. Hace tiempo que he tomado partido por ellos y a fe que no hay bromas, por eso no creo en la propaganda progre de la neutralidad, fuente de mayores barbaridades cada vez, pienso con Einstein que “la vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Y no soy de izquierdas porque no quiero morir idiota diciendo: ¿cómo es posible en el siglo XXI? Porque me he enterado que Auschwitz y el Gulag, con todo su horror, no son nada más que una simple advertencia.

No hay comentarios: