jueves, 8 de octubre de 2009

I+D+I ZAPATERO, EL REVOLUCIONARIO DE POSTGRADO


No sé a qué viene ahora el sorprenderse por las actuaciones del “tonto de la Moncloa”. Zapatero no necesita ciencia ni nada de nada; el socialismo, en general, no la ha necesitado nunca a no ser en el Gulag. Zapatero lo sabe todo y, lo que ignora, es capaz de aprenderlo en dos tardes. ¡Admiremos la capacidad del genio! Las hijas le han salido góticas por la misma regla de tres que le podía haber salido una verruga. ¡Leamos la carta que ha dirigido a los maestros y admirémosle! ¡Treinta y tantas faltas de sintaxis en un folio! ¿No es genial? Pero, ¿quién ha dicho que se necesiten ciencia y científicos? Hitler tan solo necesitaba mengeles e inventores de V2;  a Stalin se le fue la mano y no pudo tener mengeles hasta más tarde, para empezar se cargó a todos los genetistas pues las revoluciones no necesitan ciencia, aunque sí necesitaba psiquiátricos. Tampoco la Revolución Francesa, como decían aquellos revolucionarios, necesitaba científicos por lo que todos los que fueron encontrados fueron pasados por la guillotina y si no que se lo pregunten a Lavoissier. Todo esto, desde luego, tiene su lógica pues la redención del hombre no la va a lograr la religión, o la política, o la ciencia, o la filosofía, o la sabiduría, así, en general. ¡No! ¡Os equivocáis! Eso sólo lo logrará el partido, el partido por antonomasia y su gran líder “papacito sabio y bueno .
Lo tremendamente desagradable de todo esto es que, la ciencia como otras muchas cosas, es poner en común, es por el bien común, necesita debate, verdad, libertad, justicia…, en definitiva, necesita una nación y, claro, no hay nación si faltan soldados y frailes.

No hay comentarios: