viernes, 29 de enero de 2010

BLOGS.

Una de las cosas que más me llaman la atención es la enormidad de blogs que no hablan de otra cosa que de blogs, de aparatitos… Acabo de realizar en Google —en el apartado de búsqueda de blogs— una búsqueda sobre el nuevo artefacto de Apple, el iPad, y me han salido 12.720.834 blogs que hablan del cacharro este.

Es cierto que, si se hace un recorrido por la red, la temática de los blogs es variadísima, pero es muy extraño que haya una cantidad inusitada y muy exagerada de blogs que hablan de tecnología informática, software, Internet, hardware… Me resulta muy curioso este fenómeno y supongo que, con el tiempo, la inmensa mayoría irán desapareciendo. Ciertamente hay algunos valiosísimos —a veces me han sacado de verdaderos atolladeros— y otros que ofrecen informaciones interesantes, pero, repito, me parece exagerado. Es como si los periódicos hablaran en su mayor parte de tipografía, maquetación…

Poco a poco, es cierto, va habiendo más visitas a los blogs interesantes de verdad. Yo suelo visitar algunos que no hace mucho, ni siquiera en una semana, lograba moverse el contador de visitas, pero, pasito a pasito, algunos van calando. Hay comentarios que hablan de la sorpresa de haberse encontrado con dichos blogs, con la existencia de temas desconocidos y sorpresivos, con el encantamiento de algo que, mucho antes de que apareciera la informática, ya llevábamos sobre los hombros. Claro, el tema, no es la pluma, el cuaderno, el teclado o el wifi.

El tema es el de siempre y, probablemente, internet y todas estas nuevas tecnologías, ayuden a valorar algo que parece casi en total decadencia. En Internet hay infinidad de cosas malas y algunas muy buenas. Fundamentalmente habrá que salvaguardar la libertad que gobiernos colectivistas y totalitarios como el español y algunos europeos tratan de cercenar. Salvaguardar la libertad es la única forma de que la tecnología no acabe dando verdaderamente miedo.

martes, 26 de enero de 2010

INMIGRACIÓN.

Lo penoso es que haya quien piense que este asunto, como todo lo políticamente correcto, es patrimonio de algunos que se consideran avanzados, lo cual es señal inequívoca de todo lo contrario.

Todos somos producto de la inmigración, estamos donde estamos provenientes de otros lugares. En definitiva, somos unos mil leches, oriundos de mil países. Pero, somos lo que somos, por eso mismo.

Los avanzados, esos, creen que los demás estamos contra la inmigración cuando, a poco que se piense, es una opción que no existe. No se puede estar contra la inmigración por el simple hecho de que es inevitable. Sólo el colectivismo: nacionalismo, progresismo… suelen estar contra la inmigración, suelen ser racistas, sobre todo con los que son como ellos. Véase en este sentido a Montilla, a IbarreCHe, a Pujol, a los independentistas gallegos del PSOE y del Bloque —véase también la cobardía de Feijoo y de otros dirigentes del PP; ante semejante situación se llaman Andana la mayor parte de las veces.

Por otra parte, piensa la izquierda, que la inmigración es mala, muy mala, sólo es buena cada cuatro años cuando ellos creen que les votan. Por eso promueven el "papeles para todos" y viva la ilegalidad y todo lo que ello conlleva… ¡AAAAAh, pero vamos a ser buenos y les vamos a dar sanidad y educación! Perfecto, en vez de hacer las cosas bien lo único que se les ocurre es fomentar la clandestinidad, la mafia, la muerte en alta mar de miles de inmigrantes, el cabreo de la población autóctona menos evolucionada —que son quienes les votan a ellos— y que, poco a poco, van a ir evolucionando hacia situaciones más abiertamente xenófobas. Le Pen se nutre de los votos de antiguos votantes del Partido Socialista Francés. Desde que Miterrant perpetrara la misma estupidez que Zapatero hizo mediante Caldera, el PSF, no ha vuelto a tocar poder.

A Hitler le pasó lo mismo y su discurso xenófobo y racista cayó, precisamente, en ese tipo de población. La derecha, aterrorizada, desapareció. Algunos destellos, que cada vez se van conociendo mejor, alumbran la oposición a Hitler de la derecha alemana, generalmente católica. Véase, en este sentido toda la estrategia del Almirante Canaris (que aconsejó a Franco contra Hitler) y que tanto daño hizo al nazismo desde dentro, véase la Die Weibe Rose y, en definitiva, véase el atentado contra Hitler que la derecha alemana, dentro del ejército, realizó, aunque sin éxito, contra Hitler. Von Stauffenber no era nacionalsocialista, precisamente, sino de derechas. Hay muchos más detalles, claro, como que el régimen de Vichy, estaba lleno de socialistas, ¿quién iba, si no, a colaborar con los nazis?, evidentemente Miterrant, que en Vichy estaba. ¿Quién fundó el Partido Nazi Inglés?: un laborista, por supuesto. ¿Quién fundó el fascismo?: pues un tal Benito Mussolini, el NÚMERO TRES del Partido Socialista Italiano y director de su órgano de expresión. ¿Qué cúpula dirigente de qué partido tuvo que refugiarse durante muchos años, por causa del fascismo, en el exilio Vaticano?: la Democracia Cristiana, que no era, desde luego, de izquierdas ni tampoco nacionalista. Podríamos seguir poniendo muchos ejemplos, pero da igual, los progres, hace ya mucho rato que han dejado de leer pues, al fin y al cabo, esto no es lo que tienen grabado a machamartillo en las circunvoluciones, digamos, de sus cerebros. Da igual  porque, una buena parte del resto, también se ha creído el engaño, sobre todo si se nutrió, cosa curiosa, de la historiografía reinante en España desde finales de los años cincuenta. En pleno franquismo triunfante historiografía marxista. A Trillo se le hubieran acabado los huevos antes, siquiera, de hacer el encargo.
El engaño al PP, por medio del radical extremismo sin paliativos del PSOE, ha producido un PP amorfo, que ha abandonado a los suyos y quiere ocupar el lugar del centro izquierda que ha quedado huérfano --siempre lo estuvo de ideas-- de partido. El PP está poniendo en peligro la unidad de la derecha tan duramente conseguida. Cualquier ex socialista o  ex comunista sin escrúpulos puede crear un partidillo racista con la excusa de la inmigración y, si bien se nutrirán de los suyos, de los votos socialistas, será el PP --en este caso sí-- el que habrá dejado desguarnecido de democracia ese hueco.

¿Y, ahora?: maldad e ignorancia de la izquierda, cobardía y renuncia de la derecha y, mientras, en alta mar, muriendo personas a cientos. ¡Estamos apañados!

miércoles, 13 de enero de 2010

SIEMPRE LA MISMA SIMPLEZA.

Ya he hablado de esto en otro momento, pero es que la maldad se recrudece cuando sus argumentos se tambalean.

En algunos programas de debate, los progretertulianos, que se creen siempre con el derecho de matizar, contradecir, interrumpir y mostrar toda la burricie posible, cocida en su propia salsa, mientras los demás exponen sus pareceres, opiniones o dictámenes científicos, se ve con inmaculada claridad cuando se busca la descalificación del contrario más que la argumentación de las ideas.

Uno de los temas preferidos, que se siempre hacen (esos) aparecer como primera premisa, es el tema de la contraposición entre razón y fe o entre ciencia y fe. Esa contraposición jamás ha existido, sólo los muy ignorantes y los mentirosos pueden seguir utilizándola. Los progretertulianos, con su monocorde desiderátum que el propio devenir de la historia ha hecho imposible, pretenden aún nuevos Gulags, nuevos Auschwitz. Lo malo es que muchos de ellos ni siquiera son conscientes de que sus meninges angostas y predeterminadas nos llevan a eso.

No son conscientes de que el abandono de la cuestión de Dios y de la religión —aunque sólo sea como tema de reflexión— no significa otra cosa que cavar la tumba de la cultura que nos constituye. Nos estamos cargando todo —desde la ciencia hasta la filosofía—, incluidas las artes, los oficios, los medios de transporte —todo esto por poner— y todo lo que nuestra civilización nos ha dado. Parece mentira pero, o nos enmendamos o será inevitable que sea así, aunque durante mucho tiempo sólo percibamos el anquilosamiento.

Todas estas cuestiones son el resultado del "proselitismo de la negatividad", como decía don Julián Marías, efectuado por la mayoría de los medios de comunicación cuya punta de lanza son estos tertulianos. Están dejando a la gente en la mayor indefensión que ha experimentado en toda la historia. Pascal lo decía con diáfana claridad: "nada muestra mejor un extrema debilidad de espíritu que el no conocer cuál es la desgracia de un hombre sin Dios". Efectivamente esto es así y muy fácilmente comprobable. Creo que era el mismo Pascal el que apuntaba que "nada es más flojo que hacerse fuerte contra Dios". Y algo muy importante y que estamos sufriendo ya y de verdad: "El despotismo pasa sin la fe, la libertad no". Esto último también es de Pascal, por cierto, uno de los grandes científicos de la historia.

jueves, 7 de enero de 2010

MIL PERDONES

Algunos lectores me han pedido algunas aclaraciones por no haber entendido bien algunas cosas publicadas en este blog. Pido perdón porque, en realidad, la culpa no la tienen las entendederas de los lectores sino las deficiencias del escritor. Es cierto que escribo a salto de mata, a toda prisa y sin corregir nunca lo escrito. Sería conveniente reposar más la cuestión, leer al menos una vez lo escrito antes de publicarlo y corregir faltas como las frases inacabadas, ideas a medio terminar y por tanto confusas, faltas de puntuación, ... Lo repito: mil perdones. Procuraré enmendarme y ser más pausado y, por tanto, más claro y sencillo... que lo consiga ya será otro cantar.
Gracias a todos.

sábado, 2 de enero de 2010

¡FELIZ 2010!

Pues esto es lo que le deseo a todo el mundo, lo malo es que antes me he pasado por varios blogs del diario Público y de El País. También me he pasado por algunos de esos considerados "científicos". La cosa, pese al nuevo año, está igual que siempre, por lo que todos los autores de esos blogs, tan graciosos, siguen en sus trece. Unos pretenden, no sé por qué motivo, volver a explicarle al Papa qué es eso del método científico; ellos, unos tipejos que jamás han leído al Papa —ni nada de nada, claro— sólo para empezar, y que desconocen el imperativo categórico tanto o más que la ausencia de conflicto entre fe y razón, y fe y ciencia. Siguen con sus esclavizadoras y extensísimas colecciones de creencias que engrosan esos abultados mandamientos o colección de simplezas que profesan. No se enterarán jamás de nada porque no quieren enterarse y creen en lo suyo al modo en que los describió Chesterton: "Cuando se deja de creer en Dios se empieza a creer en un montón de tonterías". ¡Qué cosas!, hasta hay un cura que cree que la Iglesia mandó a la hoguera a Galileo y nadie sabe nada del VORG y de su antigüedad y tradición.

En otros blogs, directamente, atacan la misa multitudinaria de la familia en Madrid, celebrada hace pocas fechas. Siguen, cierto, contra Rouco y el Papa, pero, sobre todo, contra la familia y, cual arietes o peoncillos, atacan la célula de la sociedad que realmente nos defiende de las inclemencias de la historia y que es, por tanto, un estorbo enorme para los que quieren esclavizar a la sociedad. Odian e insultan a sus padres hermanos, esposas, maridos hijos… por una causa, ¿qué causa? ¡Ya me gustaría que se lo preguntaran!, pero mucho más que respondieran. Aunque mucho peor es que ladren e intenten morder a quienes defienden la vida, debe de ser para poder matar con libertad. Sin duda la muerte es el final de todos los males y, yo, no se la deseo a ellos sino a sus terroríficas ideas. Ellas son la fuente, y sólo para empezar, de todos los males que les acogotan y de los más graves que les van a acogotar. En el fondo va y resulta que les quiero, de ahí sus odios, y el que no se lo crea que vuelva a leer.
En fin, los autores de estos blogs, se me hacen con granos y correctores dentales, pero luego ves algunas fotos y exclamas: ¡Caramba! ¡A esas edades, nosotros, aún éramos barbilampiños!