viernes, 29 de enero de 2010

BLOGS.

Una de las cosas que más me llaman la atención es la enormidad de blogs que no hablan de otra cosa que de blogs, de aparatitos… Acabo de realizar en Google —en el apartado de búsqueda de blogs— una búsqueda sobre el nuevo artefacto de Apple, el iPad, y me han salido 12.720.834 blogs que hablan del cacharro este.

Es cierto que, si se hace un recorrido por la red, la temática de los blogs es variadísima, pero es muy extraño que haya una cantidad inusitada y muy exagerada de blogs que hablan de tecnología informática, software, Internet, hardware… Me resulta muy curioso este fenómeno y supongo que, con el tiempo, la inmensa mayoría irán desapareciendo. Ciertamente hay algunos valiosísimos —a veces me han sacado de verdaderos atolladeros— y otros que ofrecen informaciones interesantes, pero, repito, me parece exagerado. Es como si los periódicos hablaran en su mayor parte de tipografía, maquetación…

Poco a poco, es cierto, va habiendo más visitas a los blogs interesantes de verdad. Yo suelo visitar algunos que no hace mucho, ni siquiera en una semana, lograba moverse el contador de visitas, pero, pasito a pasito, algunos van calando. Hay comentarios que hablan de la sorpresa de haberse encontrado con dichos blogs, con la existencia de temas desconocidos y sorpresivos, con el encantamiento de algo que, mucho antes de que apareciera la informática, ya llevábamos sobre los hombros. Claro, el tema, no es la pluma, el cuaderno, el teclado o el wifi.

El tema es el de siempre y, probablemente, internet y todas estas nuevas tecnologías, ayuden a valorar algo que parece casi en total decadencia. En Internet hay infinidad de cosas malas y algunas muy buenas. Fundamentalmente habrá que salvaguardar la libertad que gobiernos colectivistas y totalitarios como el español y algunos europeos tratan de cercenar. Salvaguardar la libertad es la única forma de que la tecnología no acabe dando verdaderamente miedo.

No hay comentarios: