miércoles, 23 de junio de 2010

¡ME HA “MATAO”, EL IDIOTA!

¿Quién? No voy a decir su nombre porque acabo de llamarle idiota. El tipo en cuestión es progresista para más señas, pero hasta aquí han llegado mis descripciones del mentecato.

Se preguntarán por qué lo digo. Pues lo digo porque acabo de oírle, en un telediario, decir en una misma frase ―supongo que con la intención de engañar y de ser muy original haciéndolo― la expresiones "acuerdo feliz" y "verdades contrapuestas". ¡Maldito idiota engañabobos! Cuando dos o más personas llegan a algún acuerdo lo han hecho porque todos ―o al menos uno de ellos― han renunciado a parte de sus pretensiones, así es que de feliz nada de nada. Lo de las "verdades contrapuestas" es, simplemente, para coger al tipo y molerlo a palos. Y es que si algo es verdad su contrario no puede serlo. En fin, la progresía es así y, el zapaterismo, no es otra cosa que la cretinez de propulsión a chorro propia de la progresía puesta en el disparadero de mejorarse a sí misma y conquistar nuevos espacios. Lo malo es que va y los encuentran.

En fin, idiotas los tendréis siempre con vosotros, ya se nos ha dicho.

No hay comentarios: