lunes, 19 de julio de 2010

SOLA NACIÓN, SOLUS MENTECATUS, SOLUS CEREBRUS.


No me he podido sustraer a realizar un comentario sobre las trazas mentales de un independentista. Dice Arturo Mas (libertaddigital.com 19/07/2010) que si "España quiere ser una sola nación tendrá muchos problemas".

Si hacemos caso a esta proposición, que pretende ser amenazante, España, es,  desde luego y sin discusión ninguna, una sola nación ―al menos para este independentista traidor del absurdo independentismo catalán― porque, de hecho, ya tiene muchos problemas. Él, y su bocaza, son la prueba palpable de esos problemas y por tanto de la existencia ―por otra parte indiscutible― de la nación española. El hecho de que, España, no pueda ser, yo qué sé: dos, tres o diez mil naciones ―todo es posible, claro― no tiene que causarle pena alguna a nadie. Sólo un bobo ―o una colección de ellos― puede estar triste porque no le es posible fabricar un bodriecillo nacional para jugar con los amiguetes del barrio a ser gente importante.

Toda la justificación de semejante menú de tonterías, claro, se basa en que se dice, lo que dice el señor Mas, en menos; lógicamente.

No hay comentarios: