viernes, 2 de julio de 2010

SÓLO CUATRO COSAS MÁS PARA CULMINAR EL PLAN ZAPATERO.

Primero: La Ley de Libertad Religiosa. Mediante semejante cosa se proclamará la santificación del Islam y, curiosamente, también del laicismo. Se expulsará nuevamente, como en los años treinta, a los jesuitas; probablemente ahora sea la víctima el Opus Dei. Comenzarán a entregarse iglesias a los musulmanes para que sean reconvertidas en mezquitas. Se hará la vista gorda a los asesinatos de mujeres que deshonren a sus maridos, hermanos o tutores. En ciertas zonas de España se impondrá la Sharia que será recogida finalmente en el estatuto catalán.

Segundo: La monarquía será volada política o literalmente.

Tercero: La derecha empezara a ser arrinconada de un modo definitivo y quizá violento.

Cuarto: Los compinches asesinos, considerados héroes como los asesinos de 1934, saldrán a la calle y serán vitoreados. La Eta conseguirá, por fin, su sacralización de la mano de sus aliados naturales, los nacionalsocialistas.

Todo acabará en un baño de sangre, más que como en los años treinta como en los Balcanes. Si hay suerte la próxima atroz guerra civil será en las comunidades históricas, cuando los españoles tengan prohibido todo, hasta el comercio. Primero será Cataluña, pero la espoleta saltará en el País Vasco. Allí habrá algún nacionalista que mate por rotular en español. La ruptura de la tregua que ahora negocia Zapatero, se romperá con esa reivindicación interna, puesto que la independencia de facto, como la catalana ya no será un problema. Seguirá Galicia donde el Sr. Feijóo es muy dudoso que vuelva a ganar unas elecciones.

Sólo queda una duda: ¿cuándo ocurrirá? Desaparecida España tras el Golpe perpetrado por la izquierda y el nacionalismo, cierto que a través de Tribunal Constitucional y su fallo del estatuto, reconstituirla nunca se ha podido hacer sin dolor. Que nadie sueñe que la cosa es tan sencilla como el poner de acuerdo a los dos grandes partidos y empezar un nuevo proceso constituyente. En primer lugar eso no va a ser posible en muchos años pues ahora va a empezar la loca carrera de los estatutos para zafarse del protectorado catalán. En Cataluña, toda la izquierda, va a imponerse con bastante brutalidad.

El Plan Zapatero es el plan de la masonería y el socialismo, es el plan del Frente Popular. De ahí no se sale con unas simples leyecitas que todos, democráticamente, van a acatar. No sé qué Herrera Oria va a viajar de Suiza a Estoril a echarle la gran bronca a Gil Robles-Rajoy por no haber evitado el desastre o por haber hecho tan poco. Tremendo

No hay comentarios: