lunes, 11 de octubre de 2010

POSTZAPATERISMO.

Los efectos producidos por el ejercicio del poder por parte de Zapatero y su socialismo "realísimo" están bien claros:

  • Ruina económica y, literalmente, hambre para mucha gente.
  • Cuasi persecución religiosa.
  • La mentira como estrategia política que llega hasta la pretensión de reescribir la historia.
  • La paulatina merma de la libertad que tanto molesta al socialismo.
  • El despedazamiento literal de las instituciones ―extensión de derechos llama a esto el amigo Zapatero― y la legalización del delito como forma más aberrante de lo que entienden por progreso.
  • Todo ello se pone al servicio de los enemigos de España para acabar con ella, que es la pretensión socialista desde que dicho partido fue legalizado. España es la fuente de nuestra libertad, que es el verdadero problema que tienen. Y así muchas cosas más.

Frente a todo esto da la impresión de que, al menos una parte de los españoles, se ha dado cuenta de que el socialismo es un engaño y que siempre hace lo mismo ―no hay nada más que volver la vista atrás― con los mismos resultados. Digo que, frente a esto está el PP con serias posibilidades de ganar las elecciones. El problema es que el PP se empeña en sólo hablarnos de economía. La mayoría de los votantes del PP ya sabemos que el PP va a arreglar la economía, eso se da por descontado, aunque no digo que sea fácil hacerlo tras el desastre socialista, pero ¿qué pasa con el resto de los problemas, mucho más profundos e importantes, que son los que han provocado la crisis? ¿Se va a mojar de una vez y nos va a decir qué es lo que va a hacer o vamos a tener que quedarnos en casa en las próximas elecciones?

No puede, Rajoy, intentar contentar a los que nunca se van a contentar con nada, que decía don Julián Marías; además, esos, son incapaces de ponderar esos gestos y corre el riesgo, por otra parte, de que los suyos se harten y se crean traicionados.

No hay comentarios: