viernes, 29 de abril de 2011

ACUERDOS Y DESACUERDOS CON RAJOY.

Los dos mejores discursos parlamentarios que recuerdo son los que pronunció Mariano Rajoy con motivo del Plan Ibarreche y del Estatutu catalán. Así es que no tengo la más mínima duda sobre su inteligencia y sabiduría.

Coincido totalmente con él cuando piensa --aunque no lo diga-- que un gobernante, por más votos que haya tenido, no tiene derecho a invadir ciertas parcelas de la vida ciudadana y menos de la vida personal y particular de cada ciudadano. Es más, debería estar prohibida semejante posibilidad.

Estoy, sin embargo, totalmente en contra de que, Mariano Rajoy, no se pronuncie sobre esas mismas cosas en las que, contra su ser y parecer, ahora sí que debe meterse. Hay que restañar, reivindicar, rehabilitar y restituir muchas cosas a su ser natural; hay que restaurar mucha vida, mucha justicia, mucha libertad, mucha verdad... y él lo sabe, pues, el zapaterismo y el socialismo en general, han tergiversado, deformado, falseado y enredado la vida española hasta el punto de su casi disolución.

No hay comentarios: