jueves, 7 de abril de 2011

HÉROES, MÁRTIRES Y SANTOS DE DIOS.

A veces damos muy poca importancia a las profanaciones de iglesias, a su quema o barbaridades aún mayores. Una ínfima muestra de eso la doy en entradas anteriores. Lo terrible es en lo que eso puede desembocar. Lo que ocurrió en la nefasta IIª Rerpública española vino por parte de esa barbarie cuyo campo, las leyes de la izquierda, están abonando también en la actuallidad: el odio a Cristo. Y es odio a Cristo y a su Iglesia, no a otro dios o iglesia.
El malhadado Frente Popular español que, como por ejemplo el francés, fue impulsado por Stalin, cometió todo tipo de aberraciones asesinas (como aserrar a lo vivo a monjas por la mitad) en una de las mayores persecuciones religiosas de la historia como fue la que se produjo en los años treinta en España.
Que nadie se equivoque, nunca, al final, es ideología sino odio a Dios. La ideología sólo es la excusa, la política, el engaño. No hay filosofía sin teología, ni política sin filosofía y, si la hay, es simple terror, aunque, en principio, parezca algo blandengue.
Así mueren y son asesinados los cristianos (hoy y siempre), en este caso en Costa de Marfil, un conflicto aparentemente político. Los que matan son musulmanes, los que mueren son cristianos (es lo usual). Ved el vídeo, bastante representativo de lo que está ocurriendo en el mundo con centenares de miles de casos al año.
Las leyes pajinianas y zapateristas de Educación para la Ciudadanía, de Memoria Histórica, de Libertad Religiosa, del Aborto, de Muerte Digna... sesembocan en esto y en lo que ocurrió hace setenta años en España: simple odio a Cristo y a su Iglesia.
Más vale que lo paremos y todo se quede en las mamarrachadas izquierdosas que, en embrión, ya son el video cuyo enlace os dejo más arriba.
En la Sexta, en Telecinco, en TVE... no se va a hablar de esto, dirán que es un simple conflicto político, ¡malditos sean! Los que mienten y tapan son cómplices.
Mirad como mueren, ¿dónde está el conflicto?, ni siquiera responden, ¡benditos sean!

No hay comentarios: