lunes, 16 de mayo de 2011

SOCIALISMO O MUERTE.

Eso gritaban Fidel y el Che. Pero la adversativa era, como todo en el socialismo, un simple engaño. Tampoco es que la copulativa aclare demasiado la cuestión, pues si bien es verdad que siempre han ido las dos cosas juntas --vease la Bibiana con el aborto, la Pajín con la eutanasia, Rubalcaba con la ETA..., o sea, el socialismo y todas las formas mentirosas de decirte que van a acabar contigo--, no es tampoco demasiado aclaratorio eso de "socialismo y muerte", que más bien parece una tesis sobre el caso. La cosa es más bien algo esencial, algo constitutivo de su ser: el socialismo y todas su formas son muerte; y viceversa: la muerte engendra socialismo, aunque sólo sea para poder subsistir.
No todo es igual, no se puede generalizar jamás, no todo vale lo mismo, no todos aman la vida.
Los que guardan silencio es porque también son socialistas.

No hay comentarios: