sábado, 3 de marzo de 2012

ERA DE ESPERAR.

Leo que "Dos investigadores defienden el aborto tras el nacimiento". Era de esperar, claro.

Independientemente de que el aborto ocurre antes de nacer, no es menos cierto que si se aborta al bebé, antes de determinada perfección futura --una vez nacido... o no--, por el motivo de las imperfecciones actuales --lo cual es nazismo en estado puro--, el aborto, es un asesinato común y corriente en cualquier caso

Los dos doctores de las facultades de Filosofía de Milán y Melbourne, Alberto Giubilini y Francesca Minerva, defienden en un artículo publicado en el Journal of Medical Ethics que se autorice el "aborto tras el nacimiento". Ambos intelectuales argumentan que si tras el nacimiento se dan circunstancias que hubieran justificado un aborto durante la gestación, se podría permitir matar al bebé.

Está muy claro. Son unos fenómenos de cuidado pero son lógicos, al menos con la lógica de la barbarie que supone que, en el silogismo, la primera premisa es absolutamente bárbara e inhumana. A los asesinos les socorre la lógica cuando ésta se basa en la mentira, por eso, la verdad, es tan primordial que debería ser pretendida y preservada con todo el peso de la ley --¿la ley?, en fin, ¿qué ley?.

No hay comentarios: