jueves, 17 de mayo de 2012

CONFUSIONES LIBERALES Y MARXISTAS.

Al título añadiría el "cómo se ha intentado compaginar todo esto con el catolicismo en los dos últimos siglos". Muchos coincidirán conmigo en que la cosa ha sido difícil y que quizá únicamente en España ha podido existir, realmente, un liberalismo católico y, aun así, siempre en trance de aclararse. Convendría repasar lo escrito por los dos últimos papas y libros como el de Marcelo Pera, sin olvidar, por supuesto, las advertencias y condenas de papas anteriores como León XIII o San Pío X, sin ir más lejos.

Yéndonos a las generalidades y al catón histórico, no hace mucho tiempo escribía en este mismo blog sobre una publicación del "Movimiento Rural Cristiano" que se reparte por las parroquias en que se ponía de manifiesto la confusión de contraponer el materialismo marxista al materialismo capitalista encarnado por el descarnado liberalismo anglo-francés. Sin duda que he recibido algunos correos despreciativos de miembros de ese movimiento y del de "Cristianos por el socialismo", y otras historietas progres, que han desembocado en redefinidores del dogma y en el inútil intento de conciliar lo inconciliable.

El liberalismo del idiota de Rousseau es el papá del marxismo de Marx y Engels. El bobalicón tesón en persistir en los errores volterianos, durante todo el siglo XIX, da como resultado un racionalismo exacerbado que, lógicamente, no desembocó en la razón sino en un irracionalismo que tiño de sangre el siglo XX.

Persistir en el error de la falsa oposición entre el homo rationalísticus del liberalismo y el homo económicus del marxismo puede llevarnos a cosas aún peores de las ya vividas y al ridículo intelectual en que algunos suelen caer.

Decir ya sólo que, por supuesto, soy defensor del mercado, de la libertad, de la propiedad privada y de su respeto. Lo soy, en la misma medida que lo eran las gentes de hace quinientos años o mil, o en la época del Éxodo, o el tiempo lejano de Altamira.

Recomiendo la lectura de cosas como esta: http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4006

No hay comentarios: