domingo, 20 de mayo de 2012

COSMOPOLITAN

En cierto establecimiento y, mientras esperaba, me ha dado por hojear y ojear la revista Cosmopolitan que yo tenía por una más de esas publicaciones tontas a las que no hay que dar más importancia.

La impresión que me ha causado no es ni siquiera comparable a la que a cualquiera causaría la más guarra de las publicaciones pornográficas que por ahí abundan. Alguien, por lo visto, cree conveniente convertir a las chicas en seres deficientes, retrasados o mentecatos; una especie de bultos sospechosos --en la semiesclavitud de los machos más desaforadamente monstruosos que jamás hayan existido-- descendientes de seres aún menos evolucionados que ellas y que, irremediablemente, tienen que perderse en la nadería de las ideas más idiotas y perjudiciales que en el mundo han sido.

No soy yo el único que piensa esto, alguien --una mujer-- lo piensa también y lo dice infinitamente mejor de lo que yo pueda decirlo. Al abrir Libertad Digital me he encontrado el genial artículo de Remedios Morales que recomiendo encarecidamente. Me evita el trabajo de extenderme y pongo a disposición de todos, en este blog, un artículo que merece la pena leer.

No hay comentarios: