domingo, 13 de mayo de 2012

NO SÉ SI ES LO QUE PARECE.

Dejando de lado lo económico, que es lo que más preocupa al PP y al Gobierno que sustenta, las demás cosas que el PP iba a realizar aún no se han anunciado, sólo la tímida reforma del aborto propuesta ya por Gallardón.

Las cosas pintan muy mal para los votantes del PP, aunque aún conservan ciertas esperanzas por lo que dicen las encuestas. De momento nada de nada, pero, si la economía remonta --que remontará-- creen tener aseguradas varias reelecciones a condición de que no se hunda ningún barco o se ponga mucho cuidado cuando se pase cerca de Irak.

Hace un año que el 15 M, o sea la izquierda, lleva temiendo y protestando de que, en principio, había peligro de que fuera a gobernar el PP y del hecho cierto --terrible para ellos-- de que ahora gobierne. En semejante movimiento no hay más y nunca lo hubo y si, Rajoy, hace el esfuerzo de salir en la tele con cara adusta se disolverán como un azucarillo.

No como la ETA que jamás se va a disolver y, se diga lo que se diga y se haga lo que se haga, volverá a matar porque es lo suyo. El PP debería estar donde estaba, aunque ya lleva varios años que se está Patxilopizando en las vascangadas, al fin y al cabo están empezando a adquirir sus poses, sus filosofías y sus tácticas de no hace demasiado tiempo. Patxi López, parece que va a ser fagocitado por los nazionalistas, es decir, por los genuinos y, el PP, va a ocupar el lugar del PSOE, o eso cree Basagoiti, abandonando el suyo al PNV y a la abstención. En Cataluña aún más claro: después del tremendo desastre del tripartito, el voto se ha ido a CIU o independentistas catalanes, aunque, la Sánchez Camacho, les pueda pegar una pasada, en este sentido, en cualquier momento --a veces da esa impresión.

O sea, que está clarísimo que, el PSOE, está en trance de desaparecer, pero, dada la deriva del PP en muchos lugares y su vergüenza de mostrarse tal cual son sus votantes, una simple maniobra del PSOE le puede dar una rentabilidad increible: El PSOE, por lo visto, persigue una revolución ideológica como la que protagonizaron en el 79 y en el 82. Lo cierto es que es muy fácil hacerla en este momento --al fin y al cabo sus bases y sus votantes se tragan lo que les echen--, les basta con envolverse en la bandera española y hacer gala de patriotismo, aunque sea con exageración y falsedad. Se instalarían en el poder otros 15 años sin ningún problema.  Además, el PP, les seguiría en esto, pero ya no lideraría nada. Habrían desactivado al PP en un santiamén. Lo harán, tienen la cara dura suficiente y, tiempo, no les va a faltar... y, además, esta es una de las cosas que sabe hacer bien José Bono, porque, Rubalcaba, está ya amortizado.

Estamos presos de bobos y caraduras, qué le vamos a hacer. Las cosas pintan mal para España, que es madre de prosperidades y libertades. A un lado: Algunos tipos de liberales, conservadores, democratacristianos y cobardicas; más allá la extrema derecha, exigua y folclórica. Al otro lado: socialistas, comunistas, stalinistas, actorcetes, progresistas, fascistas --antifascistas--, nazis, nacionalistas, antisemitas, castristas, algunos tipos de liberales, etarras, anarquistas, independentistas, cristianos por el socialismo, ciertos obispos bendiciendo las estupideces más regias o republicanas contra la Iglesia, diablistas violadores de los JMJotas, consumistas... y demás tipos de colectivistas. Demasiados, quizá. O, quizá, sólo sea un espejismo. Demasiados grupos con demasiados pocos; la izquierda nunca se ha enterado, ni se enterará nunca, de que una sociedad abierta, no puede componerse de una multitud de grupos cerrados. La derecha lo sabe pero su modo de actuar consiste en cabrear a sus votantes; ejemplo: El Ayuntamiento de Sevilla (PP) pretende mostarle a la izquierda cómo se hacen las cosas y para ello va a reconocer como hijo predilecto de Sevilla a Felipe Gónzález. Sólo un tonto esperará la contrapartida... más vale que lo haga sentado.

No hay comentarios: