miércoles, 7 de noviembre de 2012

DE CAJÓN

El mismo tribunal que contra el parecer de todo el mundo, incluidas las evidencias aportadas por la policía e incluso el dictamen del Tribunal Supremo, dijo que la ETA no era la ETA y que, por tanto, el asesinato es una benemérita y locuacísima arma política, ahora va y dice que el matrimonio no es matrimonio sino cualquier cosa que nos pueda parecer o convenir. Todo como muy evolutivo.

No hay comentarios: