miércoles, 27 de marzo de 2013

ETA EN BUSCA DE UN BUEN DISOLVENTE.

No sé si lo van a encontrar, me da que no pues, sin disolución que valga, lo han conseguido casi todo... o todo, quién sabe... pero hay paz... en realidad siempre la ha habido, al menos entre amenaza y amenaza o entre atentado y atentado. Buen rollito zapateril, pactos oscuros que pudren para siempre, mentiras que apestan por los siglos... ¡que se disuelvan!... o que ¡nos disuelvan!... al final, seguro, habrá paz... visitemos los cementerios que son buen alimento de esa esperanza y refugio seguro y cátedra para los que han abandonado su escudo.

Ada Colau, buen rollito, cuatro millones de euros... aún cree que le queda un trecho para que alguien le pida que se disuelva... un arzobispo extrañado con el gobierno por lo del aborto... tendrá el hombre que disolver su esperanza, ¿cuántos católicos han votado al PP? Seguramente los católicos más verdaderos --el resto-- que nunca votarán al PSOE, aunque al PSOE lo voten algunos que se creen católicos. ¿Cuánta gente de derechas ha votado al PP? Habrá que hacer todas las estadísticas para ver qué es lo que conviene, aunque la Moncloa no vale una misa, tampoco lo merece, o sí, o no lo sé, ¡qué más da!

El programa para las próximas elecciones: economía en el grado que sea, lo demás ob-la-di ob-la-da. Y enfrente, los de siempre, los que se sienten oprimidísimos porque no pueden oprimir o no pueden hacerlo lo suficiente. No respiran libertad si no oprimen más allá de algún grado ciertamente imperdonable. A esa marca imperdonable la llaman democracia. Todo se puede si se le pone el apellido de "demócrata", hasta la guerra democrática vale un potosí y los genocidios democráticos y todas esas democracias indecentes, porque ésta, la decencia, es mucho más importante que la democracia y no abunda mucho.

sábado, 23 de marzo de 2013

TVE. PP ADVERSUS PP.

¿Ustedes se imaginan que Rubalcaba --o cualquier otro dirigente del PSOE o de la izquierda en general-- ganara unas elecciones por mayoría absoluta y pusiera TVE al servicio de la oposición del PP?

¡No todos somos iguales, dicen en el PP!

¡Desde luego! --dice todo el mundo.

viernes, 22 de marzo de 2013

PP ADVERSUS PP. POR LO QUE QUEDE.

Parece ser que en las listas para las próximas elecciones europeas del PP ya no van a ir Mayor Oreja, Luis de Grandes, Vidal Quadras... Quién sabe si esa lista no la van  a elaborar Durán y Lérida y Más y acabarán conformándola todos los Oyarzábales que encuentren o se inventen. Parece ser que esto es como completar definitivamente la Transición si exceptuamos el campo económico en el que se premiará (por parte de Montoro y Rajoy) a los amiguetes del Gobierno del PP que, como todo el mundo sabe, son Andalucía y Cataluña. Los malos, claro, son los que hacen las cosas bien y pertenecen a aquella antigualla que era el PP de antes, de no sé cuándo y que era muy poco socialista, es decir: Madrid, la Rioja, Galicia, Castilla-León...

Si César Luena (ese anónimo riojano del PSOE) va subiendo escalón a escalón... que se vaya despidiendo Rajoy pues, Luena, independientemente de todo lo demás, es suficientemente desconocido como para desilusionar a la plebe y, acaso, el PSOE, no pueda garantizar un ZP III o esté suficientemente arrepentido.

martes, 12 de marzo de 2013

EL 11 M, SUS CLAVES Y EL CÓNCLAVE.

Las ideas acaban por tiranizar al que tiene pocas y las víctimas de esa tiranía --la izquierda, el modenismo, el naturalismo, el progresismo o como quieran llamarlo-- van a arreglarnos la vida queramos o no y, por tanto, nos van a librar de la maldita manía de pensar. Que lo están logrando es un hecho inversamente proporcional al grado de su desaparición, véanse los hechos de hace veinte años o la descomposición del PSOE en la actualidad. Ambos hechos son simple apariencia.

Lo propio de ese pensamiento es la reivindicación continua, pertinaz e inasequible al desaliento de lo que no vale nada. Zapatero supone el culmen o el provocador definitivo de una guerra que la sociedad desata contra la indeformable estructura de la realidad. Guerra que siempre se pierde si nadie se empeña en impedirlo --que por lo visto no se empeña.

La gran prueba de la estulticia de esa situación es que ese mundo vuelve a berrear --jamás ha dejado de hacerlo, por cierto, y la cosa es sólo cuestión de grado-- con todas sus fuerzas que no quiere a Cristo por Rey, que pretende que le suelten a Barrabás; y cuando pasa bajo la cruz, aún voceando su propia incredulidad, se ríen de Él y le piden la prueba de que se baje del madero. ¡El colmo!

Todos los totalitarismos han combatido a Cristo, por ejemplo los nazis consideraban al cristianismo como la peste más grande que se ha generado en la historia. Una vez derrotados los totalitarismos hubiera sido lógica la restauración de Cristo en su Trono de Rey y la redignificación de la persona como resultado incuestionable de ello. Pero no ha sido así, quizá porque se persigue a Cristo con mayor saña, decisión, medios y de un modo quizá más sibilino que en otras ocasiones y que ha hecho superfluo cualquier totalitarismo porque cada vez son más innecesarias las personas. Algo muy grave se está extendiendo que aún no ha mostrado su rostro con claridad, de momento cabe pensar que quizá tuviera razón La Fontaine cuando decía que la inteligencia sumada de todo el mundo resulta impotente frente a la clase de estupidez que está de moda.

Y aquí puede estar la clave de todo lo que estamos viviendo. Frente a un Benedicto XVI que ha dimitido aduciendo su falta de fuerzas, sus enfermedades, su edad y, por supuesto, usando su dimisión como elemento muy importante para la solución de los problemas planteados dentro de la Iglesia por los enemigos exteriores e interiores de la Iglesia, nos encontramos frente al panorama político español.  Benedicto XVI no ha dejado que nadie le defina y ha pretendido que nadie, ni siquiera él, defina a su sucesor.

Sin embargo, en España, un gobierno intelectualmente y profesionalmente tan nimio como el de Zapatero está marcándole el paso  en todos los ámbitos a otro, el de Rajoy, cuya superioridad intelectual, profesional y de todo tipo es tan evidente que casi sonroja el compararlos. Los amos, por lo visto, son otros, muy poderosos ellos y que no ven con buenos ojos las disidencias. Se trata pues de deambular sin rumbo balando como borregos castrados la sarta de estupideces que suenen bien a los oídos de los amos. Lo dicho: las personas superfluas. En poco tiempo enchufados y funcionando a pleno rendimiento todos los inhibidores. Del "sí podemos" al  "sí, Bwanna".

La Iglesia no se amilana, España, por lo visto, sí. Claro, España, ha dejado de ser cristiana y sólo le queda el desastre, el caos. Tenía razón Evelyn Waugh cuando decía que la cuestión está entre cristianismo o caos.

El 11 M buscaba poner en valor, en lo más alto, el zapaterismo, la ideología que nutre la mollera de los esclavos de dentro y de fuera del Partido Socialista. El 11 M lo causó el laicismo y la apostasía, causa de nuestras debilidades. España se muere por traicionar su esencia.

lunes, 11 de marzo de 2013

CÓNCLAVE Y PROFECÍAS.

Me hace una gracia tremenda el asunto este de las profecías que te dan el fin del mundo a fecha fija o a papa fijo. Suelo tomarme a cachondeo este tipo de vaticinios, aunque hable de ello, y, si alguna vez lo hago por despiste hay que tomarme tan en serio como yo me tomo las transmisiones de esas profecías. De las otras, de las serias, y hablo del Apocalipsis, de Fátima, de La Salette o de San juan Bosco nunca dan fechas ni siquiera aproximadas, aunque, desde luego, sí hay que hacer caso de Jesús cuando decía aquello --más o menos-- de que cuando veis que estos colores pintan el atardecer sabéis que día hará mañana...

Al mismísimo San Vicente Ferrer, Dios, le dijo que llegaba el fin del mundo, que era inminente, le resucitó incluso un muerto  para que San Vicente creyera. Pero no llegó. Y lo más importante es la respuesta a la pregunta: ¿Por qué no llegó? ¿Tuvieron acaso éxito las predicaciones, oraciones y obras de San Vicente y otros en aquella época? ¿Logrará la postura que nosotros adoptemos alejar la decisión divina?

En cualquier caso, vaya a ser el fin del mundo dentro de un mes o de un milenio, sí parece que el Cónclave que comienza sus trabajos mañana, será largo. Un Cónclave convocado en el Año de la Fe debe dar como resultado un papa del "hágase en mi según Tu palabra", según Su voluntad.

viernes, 8 de marzo de 2013

NO ATEVERSE A MENTIR; NO TENER MIEDO DE DECIR LA VERDAD.

Titulo este post con la célebre frase de León XIII porque muy pocos, desde los púlpitos, están dispuestos a describir la situación actual y, cuando lo hacen, no dicen otra cosa que vaguedades.

En dos entradas anteriores hablaba de esto ("A vueltas con la desunión" y "El Peor de todos los males. Las dos iglesias"). Desgraciadamente es tremendamente difícil  oír, a curas y obispos, hablar con claridad de algo que viene sucediendo desde hace ya algunas décadas dentro de la Iglesia. No hablan a la feligresía con claridad y así, ésta, permanece en la higuera engañada por todos los tontos, malos y pijoprogres. Por eso animo a todos a escuchar la magnífica y esclarecedora homilía de Santiago Martín pinchando AQUÍ.

miércoles, 6 de marzo de 2013

CHÁVEZ.

Decía Eugenio D´Ors (hablo de memoria) que a los que Dios quiere perder primero los vuelve locos. No sé, desde luego, quién es el loco, si lo fue Chávez o los que le hicieron caso.

Está claro que un país no tiene que volverse loco desde abajo, es decir, que todos y cada uno de sus nacionales se vuelva loco y entonces será un país loco. No, basta que por arriba se vuelvan locos para que el país se una locura, o sea una democracia si es el caso, o sea un país civilizado, o un país pacífico. No hay que esperar a que todos recompongan la cordura para hallar esta, eso nunca llegará. Hago votos porque los próximos dirigentes venezolanos hagan gala de cordura para que el país tenga un futuro cuerdo.

Lo más curioso de Chávez es cómo ha logrado definir a toda la izquierda hispánica. Eso quiere decir que que ésta, si no estaba ya bastante majareta y perturbada, se ha convertido definitivamente en el esperpento más chiflado y esquizofrénico de estas tierras de María Santísima.