miércoles, 27 de marzo de 2013

ETA EN BUSCA DE UN BUEN DISOLVENTE.

No sé si lo van a encontrar, me da que no pues, sin disolución que valga, lo han conseguido casi todo... o todo, quién sabe... pero hay paz... en realidad siempre la ha habido, al menos entre amenaza y amenaza o entre atentado y atentado. Buen rollito zapateril, pactos oscuros que pudren para siempre, mentiras que apestan por los siglos... ¡que se disuelvan!... o que ¡nos disuelvan!... al final, seguro, habrá paz... visitemos los cementerios que son buen alimento de esa esperanza y refugio seguro y cátedra para los que han abandonado su escudo.

Ada Colau, buen rollito, cuatro millones de euros... aún cree que le queda un trecho para que alguien le pida que se disuelva... un arzobispo extrañado con el gobierno por lo del aborto... tendrá el hombre que disolver su esperanza, ¿cuántos católicos han votado al PP? Seguramente los católicos más verdaderos --el resto-- que nunca votarán al PSOE, aunque al PSOE lo voten algunos que se creen católicos. ¿Cuánta gente de derechas ha votado al PP? Habrá que hacer todas las estadísticas para ver qué es lo que conviene, aunque la Moncloa no vale una misa, tampoco lo merece, o sí, o no lo sé, ¡qué más da!

El programa para las próximas elecciones: economía en el grado que sea, lo demás ob-la-di ob-la-da. Y enfrente, los de siempre, los que se sienten oprimidísimos porque no pueden oprimir o no pueden hacerlo lo suficiente. No respiran libertad si no oprimen más allá de algún grado ciertamente imperdonable. A esa marca imperdonable la llaman democracia. Todo se puede si se le pone el apellido de "demócrata", hasta la guerra democrática vale un potosí y los genocidios democráticos y todas esas democracias indecentes, porque ésta, la decencia, es mucho más importante que la democracia y no abunda mucho.

No hay comentarios: