martes, 30 de abril de 2013

BILLETES DE 500 € Y LA TABARRA DE LA SUPRESIÓN DE AYUNTAMIENTOS.

En estos tiempos que corren  no nos faltaba otra cosa que contemplar la sandez y la tabarra como herramientas para la opinión e instrumentos de gestión política.

El PSOE (De Guindos parece estar de acuerdo) propone prohibir los billetes de 500 € para luchar contra le economía sumergida. Creen que el mejor método es luchar contra "los muchos euros" de la economía sumergida para que haya "pocos" en todas partes.

En la Francia del siglo XVII había un médico que dijo que podía acabar con todas las enfermedades. Y lo demostró matando a todos los pacientes que no pudo curar, así, al acabar con el enfermo, acababa también con la enfermedad. Ésto, que parece un chiste pero que es verídico, es lo que ha propuesto el PSOE y con lo que parece estar de acuerdo De Guindos. Dígale Rubalcaba al turista que entre en un restaurante o en una tienda con qué billete de euros debe pagar y dígales también a los dueños de los diversos establecimientos que no acepten determinados billetes de curso legal en toda Europa. El trapicheo se habrá visto aumentado en un buen tanto por ciento. Los billetes de quinientos que se recauden acabarán saliendo vía Francia, Portugal, Marruecos... El sector turístico debe estar aplaudiendo con las orejas. ¡Viva España!

Lo de la supresión de los ayuntamientos es otra memez propia, en este caso y todavía, de lerdos comentaristas y poco avispados políticos. Hay 8.108 ayuntamientos en España, todos fruto de un proceso histórico que enorgullece a cualquiera que no sea idiota o un ignorante. Más de la mitad de esos alcaldes (y sus concejales correspondientes) no cobran nada (y al no cobrar nada están poniendo dinero de sus bolsillo, aunque lo hacen por su pueblo). De ese total, 4.883, son pueblos de menos de mil habitantes que, los lenguaraces, proponen suprimir. En otras palabras que, de esos 4.883 alcaldes (y concejales correspondientes) que no cobran quedarían 2.000 (alcalde arriba, alcalde abajo) que, desde luego cobrarían por su necesaria dedicación completa. Habría que añadir los necesarísimos gastos de desplazamiento y los vehículos correspondientes. El gasto, en este aspecto, crecería un 50 ó 60%, a no ser que lo que se pretenda es pasar la excavadora y que no quede ni rastro de esos pueblos mandando a sus habitantes a vivir a los suburbios de las ciudades con lo que el coste subiría de un modo más que geométrico.

Cuando vienen las cosas mal dadas lo que hace falta es originalidad (volver al origen), sagacidad, inteligencia y valentía , no la idiotez sobre la que cabalgan los memos de la sopa boba.

No hay comentarios: