viernes, 12 de abril de 2013

¿DÓNDE ESTÁ EL JEFE, El LIDER?

Una nación necesita a alguien que la guíe, que siga el guión de la naturaleza que le ha dado origen y que la constituye y que sepa leer cuáles son los elementos verdaderos de esa naturaleza y sea capaz de distinguirlos de las adherencias perniciosas, falsas e infernales.

Ver la vida pasar no es el mejor modo de dirigir a una nación porque no es otra cosa que someterse a la adoración de lo realizado por los enemigos de esa nación y, eso realizado por los enemigos de esa nación, puede resumirse, al final, como simple violencia en todas sus acepciones. Tiene su lógica, cualquier niño sabe que para romper algo lo mejor es liarse a estacazos con aquello que se quiere romper, aunque siempre habrá un papá comprensivo que aguante hasta la extenuación tratando de que su hijo comprenda lo que aún no tiene edad para comprender. Siempre pasa que, papa, tendrá que reconvenir al niño, a veces con un capón, porque hay cosas que aún no le caben en la cabeza y cualquier razonamiento es imposible. ¡Cómo hacerle entender que la libertad que no se basa en la verdad no es otra cosa que un suicidio!

Tan sólo Reig Pla parece dispuesto a hablar con claridad, la CEE lo suele hacer habitualmente pero con no demasiada contundencia. Sólo de ahí puede salir el única dirección moral propiamente dicha. El PP no quiere o, quizá, ya no sabe y la izquierda (con el resto) no puede hacer otra cosa que obrar en contrario, es la naturaleza de su organización circunvolutiva.

No hay comentarios: