lunes, 15 de abril de 2013

EVENTOS CONSUETUDINARIOS EN EL ADOQUINADO.

Algunos andan, día y noche, vociferando que, otros, deben prestar oído a lo que dice la calle. Viéndoles las caras da toda la impresión de que, estos tíos, creen, a pies juntillas, lo que dicen los adoquines. Luego, claro, los consecuentes escraches.

Ayer, día 14 de abril, aniversario de la instauración de la IIª República proclamada a trompa y talega en 1.931 y que acabó el 20 de noviembre de 1.975 con las vicisitudes que todo el mundo sabe, se celebró una manifestación en Madrid, con la tricolor y todo, en apoyo de la monarquía, sólo había que observar las caras para que el Príncipe Felipe se regocijara.

Y es que, la izquierda, con las honrosas excepciones individuales que se quiera, no es otra cosa que palabrería excesiva, repetitiva y vacía para esconder la llegada en tromba de la violencia. El escrache no es otra cosa que la transición entre uno y otro estadio, aunque participando ya, esencialmente, del segundo.

No hay comentarios: