martes, 29 de octubre de 2013

HALLOWEEN.

Hasta en las escuelas les enseñan a los niños el drama de Halloween. Es curioso, en una Europa (España) ya descristianizada y huérfana de casi todo, se sigue buscando algo en lo que creer y ese algo siempre es alguien; es inevitable.

Se hace celebrar a los niños la simple adoración del Infierno, hasta los papás se disfrazan de brujas, diablos o de obispos burlescos (siempre está la cosa alrededor de lo mismo). Una simple importación cultural sobre la que no se sabe nada y menos lo terrorífica que es. Pero se está a salvo dado que eso de creer en el demonio es una tontería. Allá cada cual, claro, pero algunos (o demasiados) son los tontos útiles y ya, claro, absolutamente indefensos.

El día 31 de octubre es el momento de mayor intensificación de la actividad de las sectas demoníacas. Halloween no es otra cosa que el comienzo del Año Nuevo Satánico y es la fiesta más importante dentro de la Iglesia de Satán.

Lo moderno es el odio a Dios y la adoración de Satán; es lo que se lleva, es lo que está de moda, es el buenismo, es lo progresista, es lo cosmopolita... es la ignorancia.

No hay peor tonto que el tonto útil.

No hay comentarios: