jueves, 23 de julio de 2015

¡PIENSA UN POCO, CACHO GILIPOLLAS!

No estoy diciendo que vayas a Misa, ni estoy diciendo, so memo, que creas en nada; te estoy diciendo que pienses un poco, que utilices esa cosa que sujeta tu cuello. A ver si es posible.

Seguro que eres un progre medio idiota y hasta, incluso feminista. Lo cual no quiere decir que sepas qué es el progreso ni, por supuesto, que defiendas a la mujer, así, en abstracto. Ya, ya sé que estás por el derecho a decidir... a decidir no sé qué... la hacienda o la vida ajena. Amigo mío, no eres dueño de nada para poder decidir sobre ello, ni siquiera de tu propia vida. Si crees que no es así demuéstralo el día que te toque aplazando el tránsito un par de semanas. Si crees, ahora todo sano, que lo podrás hacer es que eres un cacho gilipollas de tomo y lomo de modo definitivo y sin solución. Tus creencias son inescrutables para cerebro humano normal.

Ya sé que dices que me estoy pasando y yéndome por lo cerros de Úbeda.

-- Sí, porque estábamos hablando del derecho al aborto y del derecho a decidir de las madres.

-- ¿Madres? ¿Cómo puedes hablar de madres si matan al ser humano que llevan dentro?

-- Lo que llevan dentro es un ser vivo, pero no es un ser humano.

-- Entonces la mujer es un ser vivo que no siempre es humano.

-- ¡Sí que es un ser humano!

-- Entonces cómo es posible que dentro de la mujer haya algo que no es humano. ¿No habrán sido, todas las embarazadas, abducidas por extraterrestres y objeto de experimentaciones inusitadas y extravagantes? Y, además, ¿no te parece el peor de los insultos contra la mujer que, en un determinado momento, pueda salir de su cuerpo algo menos que humano?: un cánido, quizá, un proboscidio, un ofidio... ¿Es la mujer un ser inferior en esos momentos?

-- No me insultes, por favor, pero es verdad que la cuestión es el tiempo. Uno no se puede considerar humano hasta después de las catorce semanas.

--¿Y quién dice eso? ¿Y por qué no quince, treintaidós o diecisiete?

-- ¡Lo dice la ciencia!

-- ¡Ah ,sí! O sea que el ADN de Jorgito es absolutamente distinto el día de su concepción que en el día su jubilación. ¡Magia potagia!

--¡Pero está la libertad de la mujer!

-- Sin duda, pero del mismo modo que lo estaba en los sureños norteamericanos en la época de la esclavitud, o en la ETA, o en el ISIS, o en el Gulag, o en Auschwitz, o en cualquier otro matachín de esos que han pululado por la historia.

-- Lo tuyo es pura religión, no quieres pensar, sólo tienes creencias.

--¡Anda, morena! ¡Vágame Dios, que a tremendo show asisto! En fin, de acuerdo, dame tú algún argumento ya que a mi no me dan las circunvoluciones.

-- La perfección. No puede ser tan perfecto un ser humano de trece semanas como un catedrático de cincuenta años.

-- O sea, lo más imperfecto puede ser asesinado y desechado por cualquier causa que nos inventemos o que creamos muy justificada.

-- Ya te digo, la imperfección humana habilita la libertad y el derecho a decidir.

-- Al final estamos hablando de seres humanos ¡eh! Pero dime una cosa, ¿qué crees tú qué es la perfección humana?

-- Pues la plenitud física y el pleno desarrollo intelectual.

-- ¿Y como casas eso? Un ser humano alcanza su plenitud física, pongamos, a los veinticinco o treinta años, sin embargo a esa edad no tiene ni la experiencia ni la sabiduría de un hombre de setenta u ochenta años. Claro que con setenta u ochenta años ya no hay modo de batir el record de los cien metros lisos. Esto quiere decir que desde la concepción hasta la muerte natural del ser humano eso de la perfección está igual de lejano, y si se puede matar a ese ser humano (¿estamos de acuerdo en eso de ser humano?) antes de que nazca se puede, del mismo modo, matar a otro antes del uso de razón, antes de pedir estudios universitarios, antes de pagarle el subsidio de paro, antes de que cobre la jubilación...

-- Exageras, ¡anda ya!

-Ya se ha hecho muchas veces si eras algo menos que humano, algo muy imperfecto como una rata aborigen astrualiana, una rata judía, una rata cristiana, una rata kulak, una rata burguesa, una rata negra americana, una rata Hutu, una rata Tutsi, una rata de La Vandée... ratas y más ratas humanas desnaturalizadas para hacerlas pasar al estadío de poder ser aniquiladas sin que retumben las conciencias.

-- ...

-- Eso es el derecho al aborto y el derecho a decidir: La justificación de cualquier asesinato en masa, holocausto y genocidio. Es un mandamiento masónico, de la ONU, del Nuevo Orden Mundial y todos estamos obligados a asumirlo o no pintaremos nada en ninguna parte. No estoy hablando de los países del Tercer Mundo, que por supuesto, los países europeos también están siendo obligados. Es muy fácil saberlo, no se esconden: desde los informes de Kissinger, de Carter, las cartas de las Naciones Unidas y, casi todos sus otros documentos. ¿Has leído algo de eso?

-- No.

- ¡Pues no hables de derecho a decidir o del derecho al aborto cuando no intuyes, ni de lejos, que estás siendo manejado por esos señorones de los que tan independiente te ufanas de ser! Mira ese enlace que te dejo ahí abajo y sigue, después, masticándote a tí mismo y atribuyéndote derechos que no son otra cosa que lo que te han mandado hacer. ¡Piensa un poco, cacho gilipollas! Y, por lo que a mí respecta, no te acerques por la iglesia. Tienes mucho desarrollo conceptual que hacer para poder aparecer por allí, aunque, por supuesto, Dios es dueño y señor.

https://vine.co/v/Oia2lL9hL7M


miércoles, 1 de julio de 2015

EL DESCENSO CULTURAL Y MENTAL.

Esto es cosa que va por minutos y no da tiempo para hacer la crónica dada la enorme velocidad. Debe de ser porque el desnivel es cada vez más pronunciado.

Leo, ahora no sé dónde (puede ser el twitter, el facebook o algún blog de esos que se desgañitan en lo políticamente correcto y en lo que no tiene ni pies ni cabeza) que "el matrimonio igualitario no es un privilegio para los gays es igualdad de derechos". En fin, a estas alturas, no pretendemos persuadir a nadie de nada, entre otras cosas porque no creemos que dicha persuasión sea ya posible, pero el matrimonio lo que trata es de unir a los distintos, como lo son el hombre y la mujer. Claro que en esto de matrimoniar, como en cualquier otro asunto, hay que pensar, aunque sólo sea un poco, y ya no estamos seguros de las reservas occidentales para semejante cosa. No voy a decir que cada cual haga con su culo lo que quiera porque, desde luego, no pueden hacer con él todo lo que pretenden. En esto también debería pensarse al menos medio minuto. En fin, ahí está el Risto Mejide, o como se llame ese pensador, para paliar todas las deficiencias.

Veo en un blog, de esos cercanos a Podemos y supongo que criticando la puesta de largo de Pedro Sánchez, todo un despliegue iconográfico.

En primer lugar iguala la bandera española con la esvástica nazi. Después, en una voltereta circunvolutiva de tamaño cuasi infinito que, dicha bandera, en la que esta vez figura la palabra ESPAÑA no es igual a cristianismo o catolicismo, utilizando la cruz como símbolo. Finaliza la cosa diciendo que ESPAÑA (dentro de la bandera) puede ser igual a la cruz vuelta a abajo, intentando hablar de laicismo, o de satanismo, o de fascismo, o de nazismo, o de marxismo... o de todas estas mierdas que tanto gustan a la mayoría de la gente. La cruz invertida es el símbolo del satanismo que engloba todas las memeces al uso tan extendidas y de las que tan buena cuenta dan las televisiones a todas horas.

Así están las cosas. Tengo que aclarar que si preguntamos por ahí todo el mundo dirá que no le gusta el nazismo, la masonería, el fascismo, el capitalismo atroz, el marxismo... aunque lo ejerza de palabra, pensamiento y hechos continuos.

¡Que nivel, Maribel!

PD.- Leo en un periódico digital que ya es posible leer la mente. No aclara, sin embargo, si esto es un avance científico y tecnológico o, dado el subdesarrollo creciente, cada vez es más fácil hacerlo.