lunes, 21 de diciembre de 2015

OCLOCRACIA.

Esa es la alternativa al gobierno actual. O sigue Rajoy con un gobierno en minoría o llega el gobierno de la plebe, una especie de guerra total contra España y la Iglesia, como ya se desató en los años treinta del siglo pasado, aunque no creo que llegue a tanto porque, al fin y al cabo, apenas quedan ya católicos, ni siquiera entre los curas.

Si gobierna el PP en minoría significará que el bipartidismo no ha muerto, porque obligará al PSOE a permanecer en la oposición, lo que hará que pueda reconstituirse y volver por los caminos de cierto sentido común al que, ZP, renunció.

Lo otro, que el PSOE se eche en manos de los semianalfabetos de Podemos, que pretenden una Cuba y Corea del Norte para España, previo paso por el chavismo, les haría desaparecer, aunque, Pedro Sánchez y Luena salvaran su culo un par de años.

Aunque, en fin, pensándolo bien, la tontería es pensar que el bipartidismo ha muerto, se está reconfigurando: por la derecha cabe poca duda a pensar que todo girará alrededor del PP y, por la izquierda, alrededor del PSOE o de Podemos. El PSOE dirá.

No hay comentarios: